viernes, 21 de julio de 2017

Maria Cristina de Borbon Dos Sicilias, sobrina y cuarta esposa de Fernando VII, alumbraba una niña el 10 de octubre de 1830.  La niña, Isabel II, heredaría la Corona de España tras algunos conflictos relacionados con el género que hoy no vienen a cuento.

Tan contento estaba el Rey por la proximidad del real  parto que mandó expedir  Orden para que se llevaran a cabo celebraciones en todo el reino, incluidos los territorios de Indias que recibían la noticia a través del Ministerio de la Guerra. 

El gobernador de Cuba, Francisco Dionisio Vives, con el plausible motivo de hallarse nuestra augusta Reina y Señora en meses mayores de su preñado...daba traslado a sus subordinados para que se señalasen  los días 11, 12 y 13 del presente mes para celebrar tan fausto acontecimiento.

Considerando que los meses mayores del embarazo corresponden a la etapa final del mismo, y teniendo en cuenta la fecha del parto, sospecho que fuera en el mes de septiembre cuando se organizaron las fiestas (no consta en el manuscrito la fecha). Sea como fuere, lo cierto es que el evento que se avecinaba no merecía menos y se programó una corrida de toros sobresaliente en La Habana para  el lunes 12 a las 4 y 3/4 de la tarde, corriendo la organización a cargo del asentista de la ciudad que tenía especial empeño  en que se celebrase, aún a costa de sacrificios pecuniarios...

La fiereza de los toros es extraordinaria.....principalmente cuatro de la acreditada hacienda nombrada Puercos Gordos. Los siete primeros serán de muerte sirviendo la primera espada Rafael Rebollo, que ofrece esforzarse extraordinariamente como también el torero que, poco hace,  llegó de la Península,  José María Bravo, quien hará una demostración de lo que ejecutan los de su profesión en Sevilla, Cádiz y en el Puerto. Los banderilleros Antonio Tribiño y Juan Salsua van con tanta destreza  como confianza y satisfacción de que las fieras están sujetas a los hombres,  como que éstos ocupan el primer lugar entre ellas. 
El asentista cree que con el denuedo de gladiadores... se presentarán ante un público  que va a ver hasta donde llegan los genios de Joaquin Zapata y Pablo Rivilla, a la sazón picadores. 
Manuel Franco, por estar despaldillado, queda privado de ejercer este día sus habilidades.

El precio de las entradas de sombra, 6 reales; de sol, 4 reales y el asiento en palco, valla o luneta, 2 reales....,; las puertas de la plaza quedarán abiertas, el día de la corrida, desde las dos y media de la tarde...

viernes, 14 de julio de 2017

En el mes de septiembre de 1665 el Papa Alejandro VII convalecía de una grave enfermedad que casi le cuesta la vida.  Luis XIV, el Rey Sol, hacía lo propio tras una aparatosa caída de un  caballo. Y Felipe IV de España  empezaba el mes  con una disentería que acabaría dando al traste con su vida el día 17, jueves. 

El cronista que informa por carta, a un destinatario anónimo, de los sucesos acaecidos en Madrid, refiere que después de muerto (el Rey) le serraron la cabeza para embalsamarle y estando haciendo ésto abrió los ojos, con que dicen (que) dijo un curioso:  ha hecho en muerte lo que no había hecho en vida...

Para recibir las honras fúnebres, el cadáver se colocó en un gran salón con seis altares a los lados además de otro altar mayor,  donde se dijeron 800 misas en los tres días siguientes al del fallecimiento.
Dícese que no se hallaron en palacio 1500 reales, coste del embalsamamiento, y que hubo necesidad de buscarlos fuera. Tal era el estado de liquidez de las cuentas de la familia real y sus adláteres.
Se le enterró en El Escorial y en el trayecto algunos de los que acompañaban el féretro real iban  con mucha algazara y poca decencia. Una vez allí, se instaló un túmulo funerario muy alto....con 1500 hachas.

La Reina viuda Mariana de Austria quedaba como gobernadora y tutora de su hijo Carlos II. Parece ser que, muerto el Rey, decidió vivir de forma sencilla y  austera para conocer bien de sus vasallos por el mucho amor que los tenía.  Ordenó que le cortasen el cabello y vistiose de tercera bajo el luto....Prescindió de las damas que la servían prohibiendo, además, todo  tipo de galanteos  en la corte. 

Come en una mesa con el Rey, su hijo,...portándose como una señora particular. S.M. ha hecho (que) se hagan cocinas en lo alto de palacio y que las cocineras que nombrare hayan de guisar las viandas para mayor seguridad suya y de su hijo, por no querer (que)  haya cocineros,  por la mala fe que tiene en ellos.

Carlos II, el Rey nuestro señor, se cría muy lindo y gordo y es de muy buena salud, es inteligente y entendido, a juicio del cronista, porque para la poca edad que tiene, que aún no cumplió cinco años, ....habiendo entrado D.Blasco de Lozoya a las once y media del día con unos despachos, le dijo el Rey:  "despachad apriesa que tengo muchas ganas de comer"...

domingo, 9 de julio de 2017

Corría el mes de enero de 1689 cuando los regidores de la ciudad  de Barcelona se vieron obligados a acudir, a través del virrey, a las mas altas instancias judiciales del Estado para tratar de resolver un asunto, a la sazón, complejo.

Desde hacía casi tres meses un ciudadano francés, mercader de estampas y alhajas, pululaba por la ciudad exponiendo su mercancía en el Pórtico de Santiago, que es el puesto más público y destinado para ésto. Acertó a pasar por allí un militar que  dio  aviso a la autoridad  al comprobar que entre otras  imágenes de los mayores príncipes de Europa, estaban en venta unas  estampas vejatorias contra  S.M. el Rey  nuestro señor,  que Dios guarde, Carlos II.

Jaime Gibert, que así se llamaba el francés, fue detenido y puesto a disposición de un juez que no sabía muy bien qué hacer con el reo al no existir precedente de un  delito tan atroz.

Los expertos en leyes y doctores abogados se apresuraban  a revisar  sentencias y textos  de escritores así políticos como de jurisprudencia con el resultado de un más que evidente desacuerdo entre los miembros del tribunal, pues había quien opinaba que debía considerarse delito de lesa majestad  y aplicarse la correspondiente   pena. Otros recomendaban que se castigara como un delito común. Hubo entre los juristas, incluso, quienes aconsejaron hacer la vista gorda y no buscarle tres pies al gato ante un hecho que podía calificarse de falta leve.
La controversia estaba servida y al final decidieron   que lo mejor era hacerle llegar la noticia a S.M. Carlos II para que fuera él, en este caso juez y parte,  quien determinara la solución a aplicar.

Desconozco si el infractor fue tratado con benevolencia o castigado con severidad.  Las 
 dichosas estampas ofrecían una imagen del Rey montado en su caballo, teniendo las riendas con la mano derecha y el bastón de generalísimo en la izquierda, estando en postura torcida con una espada disforme por sobrada de larga. El Rey sin sombrero y el caballo  comiendo yerba y coronado con corona de laurel, y encima de ella un penacho o plumaje a manera de los  que en esta provincia acostumbran llevar   los machos de acarreo.......
Representaba la imagen la ineptitud de un monarca con agravio de las prendas reales que adornan  el generoso ánimo de S.M....

viernes, 30 de junio de 2017

Diego Sarmiento de Acuña, Conde de Gondomar, al que algunos  autores atribuyen origen gallego y otros leonés  -de Astorga-  despertaba  odio y admiración a partes iguales. Inteligente, culto y astuto supo desempeñar con éxito la labor diplomática que Lerma le había encomendado, seguramente para alejarlo de la corte,  pues contaba con  bazas suficientes para desbancar a éste del valimiento real.

Su padre García Sarmiento de Sotomayor era hermano del Obispo de Astorga y en esa ciudad pasaba la familia algunas temporadas de descanso en sus desplazamientos desde Valladolid a Galicia, con lo cuál es perfectamente  posible que hubiera nacido allí.

Casó D. Diego dos veces y fue padre de siete hijos con su segunda esposa, cuatro varones y tres hembras.
 Las cartas que intercambiaba con su hijo mayor Lope Ambrosio Sarmiento, quien ejercía como portavoz familiar, descubren un personaje lleno de ternura que nada tiene que ver con la inquietante  imagen pública que, al parecer, proyectaba.

En noviembre de entre 1609-1613 (no figura el año en el manuscrito), Lope escribía a su padre:
Cada día me acuerdo de vuestra merced oyendo misa; mire v.m. cuán sola está esta casa que hasta el gavilán siente la falta que v.m. hace en ella. Mi madre está buena, bendito sea Dios, y mi tío y todos mis hermanos y yo estamos buenos......y con gran deseo de ver a v.m. y suplicamosle se venga por acá lo más presto que pueda...

La respuesta del progenitor rezaba...Lope, hijo, Dios te guarde.....Él te tenga, hijo, de su mano. Amén.
Te tengo por tan hombre de bien y tan reconocido a las mercedes que Dios te hace.....y eres tan verdadero y tan humilde que no tengo qué decirte sino darte mi bendición...Y pues Dios te ha dado tal madre, conócelo y sírvela de rodillas...A tus hermanos regalándolos y reprendiéndolos de lo que no deben decir ni hacer, advirtiéndoles con amor  de lo que harán. Y el amor y respeto has de demostrar mayor a tus hermanas así por lo que se debe a las mujeres como por ser parte más desamparada y, en fin, son de la misma sangre que tu tienes en las venas...
Y advierte, hijo, que aunque la poca hacienda que yo tengo es de mayorazgo.....y has de suceder en ella, no la has de llamar "mía"  ni tenerla por tuya, llamarla has "nuestra" y te tendrás por mayordomo de ella hasta haber acomodado a todos tus hermanos... que con la terneza de hablar contigo he venido a hacer de carta testamento....

Los asuntos relativos al devenir diario de  la propia hacienda,  tenían también su espacio en las misivas. De esta manera informaba  Lope a su padre: ....EL gavilán ha salido bueno, viene desde una legua a la mano, solo le falta que venga vuestra merced  a cebarle a los gorriones....,la perra tuvo una gran enfermedad, los ciervos están muy buenos y las palomas lo están y besan a v.m. las manos....Hay tantos conejos  que no caben.......y lo tienen minado todo, ....mi tío les ha hecho un grande bien que les ha sembrado todo aquello de cebada. Las palomas y cuervos quedan buenos...El pavo real es muerto y su compañera ha mostrado mucho sentimiento por su muerte.




lunes, 26 de junio de 2017

Habían transcurrido ya cinco años desde que  Rodrigo Pacheco de Osorio, Marqués de Cerralbo, desempeñaba el cargo de capitán general y gobernador de Galicia.
 En una carta personal fechada el 19 de agosto de 1620 mostraba el  hastío de su labor y el deseo de un nuevo destino para servir mejor a S.M., cosa que no se hizo esperar demasiado  pues, apenas cuatro años más tarde,  tomaba el barco que le conducía  a Nueva España para ejercer de virrey.

El destinatario de la carta manuscrita a la que hago referencia no es conocido, sin embargo creo que estoy en condiciones de asegurar que se trataba de D. Diego Sarmiento de Acuña  (Conde de Gondomar,) leonés de pro, nacido en Astorga en 1567 que, a la sazón, era embajador de España en Inglaterra y quien, al parecer, en círculos privados, mostraba también la tensión que le producían sus  obligaciones laborales y el deseo de ser relevado.

Cargas laborales aparte, la cuestión es que  aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, al  Marqués de Cerralbo, hombre corpulento,  se le antojó una jaca inglesa y tuvo la ocurrencia de escribir al embajador porque no tenía en aquel país ni amigos ni conocidos ni casa ni hogar.... Si bien es cierto que empezaba por disculparse por su atrevimiento, también exigía que el animal respondiera a una serie de características:
...jaca de buena persona (propietario distinguido),  moza y sana que, cuando no sea muy linda, a lo menos sea ancha y que tenga el portante llano y de buen aire...Si además de todo ésto tuviese algún paso airoso, holgaría de ello...
Suplico a V.S. me haga merced de comprármela con estas calidades....y que tenga bastante talle para poder andar en ella en mejor lugar que La Coruña.
En el supuesto de que no concurrieran en el animal todas las virtudes que esperaba...., le perdonaremos algunas considerando que ha de traer a cuestas un hombre de mi tamaño.
Expresaba en  la misiva  la seguridad de que  será buena la compra así en la bondad como en el precio que, por cierto, le abonaría un mercader de confianza que también se encargaría del transporte de la jaca.

Para finalizar, se permitía algunas reflexiones añorando una vida tranquila, la que ambos hubieran podido permitirse de no haber nacido en cuna de reputación. Abiertamente reconocía que si pudiera elegir apetecería un rincón y observaría el servicio a  Dios con mas descanso y quietud, aunque con menos fruto, .....siendo ermitaño de Nuestra Señora de Cela.


viernes, 16 de junio de 2017

Apenas tuvo tiempo Carlos IV para ocupar el real solio cuando decidió conceder al Conde de Cifuentes el Collar de la Orden del Toisón de Oro.
El 15 de enero de 1789, desde el Palacio Real, el ministro  Floridablanca comunicaba al interesado, por carta,  la distinción de que había sido objeto  así como la fecha que S.M. tenía  prevista  para   el  ceremonial de la entrega.

Los gastos que llevaba aparejados la condecoración ascendían a 254 doblones de oro o, lo que es lo mismo 20.360 reales de vellón para pagar  a escribanos, ayudantes de cámara del Rey o  guardajoyas.  A esta cantidad había que añadir otros 24.170 reales en propinas de alabarderos, lacayos, porteros, mozos de retrete, ujieres, ayudas de oratorio, guardarropas, escuderos...En resumen, la alta distinción no estaba al alcance de cualquiera  ya que el propio interesado era quien afrontaba la mayor parte del gasto.

En la misma carta se comunicaba que el Rey había señalado  el día 3 de marzo a las 9:30 de la mañana para que V.E. reciba la insigne Orden del Toisón, suspendiéndose el luto en la corte en aquella mañana.

Llegado el día se daba inicio al proceso ceremonial de esta guisa:
Sentado S.M. en el trono dice a los caballeros:  sentaos y cubríos. Y a los ministros de la Orden: sentaos. El que hace las veces de padrino del nuevo caballero sale de la sala hacia la estancia contigua donde está el candidato a quien pregunta si admite el nombramiento y si se tiene por muy honrado con él. La respuesta es afirmativa y replica que acepta con toda veneración. 
El padrino se lo comunica al Rey haciendo tres reverencias, la última hincando la rodilla cerca del trono. Acto seguido se levanta y se retira sin volver la espalda a S.M., va en busca del candidato y le acompaña ante el monarca repitiendo reverencias, luego  se retira a su asiento quedando el candidato, hincada la rodilla, dando gracias al Rey por la honra de que ha sido objeto.

Después de jurar  las Constituciones,  el agraciado recibe al cuello, de su real mano, el collar de la Orden, ayudado por el padrino y el caballero decano  para que quede colocado  en la forma debida
El canciller pronuncia unas  palabras que dan fin al acto y el padrino ayuda a su pupilo  a levantarse y le acompaña llevándole de su mano derecha para que abrace a los caballeros concurrentes   por orden de antigüedad, empezando  por el primero del banco derecho del soberano, y de éste al primero del banco izquierdo y así sucesivamente haciendo la reverencia cada vez que pasa delante de S.M. Tras finalizar  el saludo, el padrino acompaña al nuevo caballero al asiento que le corresponde y éste se cubre.

El Conde de Cifuentes, D.Juan de Silva, galardonado con el Toison de Oro, que consta de 57 piezas  incluso el vellocino, había demostrado y exhibido  la  limpieza de sangre  de sus catorce apellidos.

sábado, 10 de junio de 2017

D. José de Carbonell y Fogassa, bibliotecario y maestro de idiomas de la Real Sociedad de Ciencias de Madrid, había contribuido a redactar, a mediados del siglo XVIII,  las 50 Ordenanzas que regulaban  el gobierno de la institución. 

Los ilustrados gustaban de atesorar, en las bibliotecas que regentaban, un buen número de libros impresos o  manuscritos   que, al fin y al cabo, constituían  el único medio de saciar sus ansias de conocimiento.

Carbonell, ilustrado y gran humanista, guardaba entre  sus archivos  un extracto, copiado de su puño y letra en el idioma del texto original  - francés-,  de las teorías que defendía el danés Corneille de Pauw en relación a las causas del  color de los negros.

Veamos algunas de ellas y juzguemos, antes de condenar,  desde la perspectiva del siglo que nos ocupa.

El líquido cefalorraquídeo es negruzco; la glándula pineal casi enteramente negra; el lugar de donde parten  los nervios ópticos tiene una coloración  marronácea;  la sangre de los negros  es de  un rojo mucho mas oscuro que el   nuestro. El líquido biliar y el esperma de estos hombres-simios también es más oscuro, sombreado o negro que en el resto de los individuos. Esta materia colorante del esperma es tan tenaz que solo desaparece después de cruzarse con blancos durante cuatro generaciones.


La capa reticular de la dermis de los negros consiste en una mucosa muy  densa, mas viscosa que la del resto de los hombres. He ahí la razón por la cuál la grasa subcutánea no puede atravesar dicha membrana  con facilidad y se filtra con mayor lentitud empleando, en el proceso, mucho  tiempo.  A esta causa achaca,  el autor del texto original, el aspecto  oleaginoso y engrasado de la piel negra que, cuando suda, despide un olor fuerte y desagradable a causa de que el sudor arrastra pequeñas partículas de esta grasa rancia que se localiza  entre la dermis y la epidermis.

Otro tanto ocurre con el pelo, de  raiz bulbosa, que, por la misma razón,   encuentra serias dificultades para atravesar la capa reticular. Es por esto que se riza y  se retuerce. Y no crece porque el medio en el que se encuentra carece de nutrientes.

El pulso de los negros es vivo y acelerado. Sus pasiones son fogosas, inmoderadas, excesivas... a las que  la razón no pone freno.
Los estrechos límites de su memoria y la debilidad de su espíritu los hace tan diferentes de los blancos como su aspecto y  el color de su piel .....

Hay que decir que Pauw aseguraba  que la coloración  negra de la piel había surgido como consecuencia del calor excesivo al que estaban expuestos los habitantes del continente africano.